Lumbra

Newsletter sin news, sólo con letter

Siguiendo mi línea de pasos ilógicos para lanzar un proyecto, podría llamarlos tropezones y no pasos, esto que leerás es una declaración.

Me respalda una banda organizada de mujeres expertas y sensatas a las que les salen 4 canas más cada vez que yo me salto a la torera lo que me han recomendado hacer.

Lo intento, lo juro.

Que si los textos de la web no los termino, que es que ahora se me ha ocurrido otra cosa, qué si las fotos no las entrego, que si es que se me ha comido el perro los deberes, que si la abuela fuma…

A ver, ahora le llaman procrastinar, mi padre lo llamaba hacer el canelo.

¡Y todo el rato hago cosas! ¡Muchas! todas! Todas al mismo tiempo, enmarañadas, tan enmarañadas que a veces se me enredan los brazos y los dedos que les cuelgan. Y aprieto la cara, haciendo muecas espantosas, y luego no soy capaz de darme las cremas antiarrugas que mi madre me regala. Un desastre.


¿Por dónde empezar a poner orden?

Ay no sé.

Sé que tengo el taller lleno de piezas preciosas, que me hacen ilusión. Dos mesas de trabajo que he encargado para que  unas cuantas personas  trabajen a gusto, un banco de joyero que he encontrado del año 63, la cabeza llena de experimentos hechos y por hacer, y así hasta llenar el tiempo de quien lo tenga de alegría.

Mientras que yo pongo orden en todo lo referente a hacer visible este proyecto para este escaparate de la pantallita, tú puedes ir disfrutando de todo eso. 


Si tienes ilusión o interés por aprender mi oficio, diseñarlo, fotografiarlo, empaquetarlo y muchas otras cosas tienes abiertas las puertas de Espacio LUMBRA.

Me guías tú o yo te guío.
(Ahora no puedo dejar de cantar esta frase que canta Li Saumet de
Bomba Estéreo con Jorge Drexler Bailaaar, bailaaar bailaaar bailaaaar)

Escucha: 

¡Pregunta! ¡Pregunta!. No tengas güergüenza, como decía mi hija. 

Gracias y un abrazo cósmico.

Andrea & Cosmic Girl