Lumbra

Los recuerdos y los cursos

Hola.

No sé trabajar sin el delantal puesto, forma parte de los rituales del taller, ponérmelo me conduce al estado de «venga Andrea» Uno de los delantales que uso es herencia de mi padre, se lo poníamos para darle de comer.

Los delantales viajan a los cursos que hago con mis cuadernos y chismes,  y este del que hablo tiene un trozo de cinta de carrocero con mi nombre, se quedo ahí pegada tras un curso, en el que el profesor ( de edad no mucho menor a la que tendría en ese momento mi padre si viviera) nos decía sin pudor que hicieramos el favor de ponernos nuestro nombre para saber quienes eramos, cosa que ayuda mucho en los grupos. (Y da mucho gusto que se refieran a ti por tu nombre).

Ese delantal está manchado de azul de la tinta que usamos en ese mismo curso, desteñido y descolorido, ha sido también delantal de mi cocina, uno de los talleres de mi casa.

Este delantal viejo, con su pegatina engloba muchas cosas, tiene escrito quien soy por si a alguien se le olvida, yo soy yo, identidad. Yo me aferro a los objetos de una forma más que sentimental… a modo de reliquia, a mi no me importa recordar que a mi padre había que darle de comer y que ese delantal estaba para recoger todo lo que su boca no podía atrapar, no me importa recordar que polvo eramos y en polvo nos convertiremos y que si llegamos a hacer el camino a lo más profundo de la vejez pasaremos por la regresión a la infancia más profunda, el camino de aprenderlo todo es el a la inversa el mismo de olvidarlo todo. Sí, hay camino de vuelta.

A mi no me importa saber que un maestro no va a recordar mi nombre, y que por eso debo apuntarlo en una pegatina y pegármelo al pecho, no me importa que la gente no sepa quien soy, más que nada porque yo lo sé menos. Podría hacerme una pegatina….

Este delantal acumula manchas químicas, orgánicas y morales.

Le hice una foto pero no logro encontrarla, era fea, pero ilustrativa.

Hoy podría contar cosas de mi curso de esta semana pasada, de cómo hago para tratar cada día de centrarme en mi objetivo de taller y trabajo, pero es que es inenarrable.

De cómo cuando vuelvo de un curso me quedo algo desnortada a la vuelta. Tratando de ordenar la información que estreno y de saber dónde ubicarla en mi ausencia de tiempo físico en el taller. Espero atraparla fuerte fuerte para que no se me escape antes de Septiembre.

Bueno, abrazos de casi Agosto, que viene a ser un domingo larguísimo.

Chau 

Andrea&agarrarsefuerte.