Lumbra

Hipótesis

Me pregunto si la inspiración es de lo que estás hecha.

Si acaso, la suma de cosas que estimulan la conexión entre los dos hemisferios, forman un moodboard alicatando restos de cosas vistas, olidas , escuchadas y tocadas tus paredes interiores, como el forro de un abrigo bueno.

Me pregunto también si se puede hacer el viaje de vuelta en cuanto a este tema.

Me explico:

Imagina que dibujas sin más, pintarrajeas y decoras un papel con líneas que

te recuerdan a algo, pero no sabes bien, te suena te suena… y tiempo después tomas conciencia de que esa forma siempre estuvo ahí, porque quizás había una verja de un parque, por el que pasabas siempre que ibas a ver a tus abuelos, que tenía esa curva, ese trabajo en forja o el color del óxido.

No sabes que la mirabas, a penas eras capaz de sujetar una piruleta, pero pienso que ya estabas llenando la despensa de imágenes que rellenan capas de un lenguaje directamente relacionado con el recuerdo lejano, imperceptible e insignificante, pero esa línea dibujada arrastra una sensación.

Porque tu ibas a casa de tus abuelos contenta, o no, y esa forma que repites ahora te provoca una sensación concreta, buena o no.

Prueba a hacer el experimento. Tira del hilo de los colores que eliges, los árboles que eliges plantar en tu jardín, las texturas…

Averigua qué ha inspirado el alicatado.

Algunas de las piezas que acompañan estas palabras son descendencia de mis recuerdos, los bordes dentados, los colores «viejos»… Infancia y ahora colapsan y generan un modo de explicarme sin saber qué explico.

Gracias por haberte apuntado a recibir las cartas, y leerlas.

Lumbra, entre otras cosas, se trata de contar cosas.

¡Pasa buena semana!

Andrea & lo hipotético.