Lumbra

Carol G y la poda neuronal

Hola
Estas semanas he hecho algunos vídeos del taller, para subir a Instagram, estoy orgullosa de mi capacidad de adaptación al medio.

Me ha enseñado a grabar a cámara rápida el hijo de una buena amiga, tiene 14 años. Estas son las fuentes de las que bebo para apañarme con la modernidad, que me ha pasado por encima y me ha dejado patas arriba como a una tortuga sobre el caparazón.

Cómo referencia en nuevas tendencias del pop también tengo a una menor de edad, un 50% de la mayoría de edad tiene exactamente. Así conozco a Carol G, qué me gusta a mí la muchacha! en S91 dice… «Me siento increíble, me siento imparable»

Ay que ver cómo está la cosa. 

Y el mundo gira y cambia y no me pienso enfadar con él, pienso aprender todo lo que pueda de todo lo que saben hacer ya los que tienen 10, 15 o 20 al años.

Luego está Lucía Fumero, Rita Payés, Valeria Castro, en otra liga, celestial. Con dos decenas de años. 
A estas muchachas las he descubierto yo, se las pongo a la menor y me hace caso la pobre. Un rato.

Hace poco leí que al igual que los adolescentes en la adolescencia, las mujeres después del parto sufrimos una poda neuronal que, como resultado, da menos memoria pero más capacidad para resolver problemas (así a grandes rasgos, hago muchos círculos en el aire con las manos mientras lo explico para ilustrar un poco la torpeza de mi síntesis).

La referencia la tenéis en un libro de Marian Rojas otra vez.

Estoy tardando 10 años en implementar a mi vida artística, profesional o como se llame, esas mejoras en mi cerebro que ha traído la maternidad. Pero nunca es tarde y el cerebro es plástico y yo añado que poroso y agradecido.

Así que no va mal el asunto de despegar. Estoy conforme.

No sé si me siento «increíble e imparable» y coincido con Carol en que el «Flow no está a la venta» Pero, en este caso, como yo hago objetos, no hits. Los objetos pasan a ser fetiches, y estos SÍ que están a la venta.

No mi alma pero sí la impronta que deja en lo que sale de mi taller.

Bueno pues menudo viaje surreal el de este correo.

Si habéis sobrevivido podéis poneros a Lucía Fumero y a Carol G. Y así paseáis un poco por mis extraño universo sonoro.

Chau!! 

Andrea & el flow