Lumbra

Brevedad

Las Tanxungueiras empiezan una canción diciendo…

Llegadas hasta aquí
Sabemos que ya nada es imposible
Y queda aquel dolor
Solo quedaron cicatrices

Cambia todo lo que toca
Cómo nos cambia el viento cuando sopla
Cambia el fondo y la forma

Y eso es un poco lo que dice el collage de la foto, le pongo unas alas y una corona a mi yo de hace trentaitantos años y unas alitas al manillar de mi triciclo con el que daba vueltas por el jardín diciendo soyyyy Marinoooo Leeejarretaaa.

Llevaba un destornillador en la oreja porque al parecer decía que era mecánico y lo reparaba haciendo así así con la herramienta.

Cambia todo y me gusta, hay que ponerse en crisis si no vaya rollo.

En noviembre – diciembre vamos a ofrecer cosas diferentes y de manera diferente.

No voy a escribir un correo largo a pesar de que se me pasan por la cabeza trillones de cosas.

Me dicen que tengo que reducir en contenido, que la gente no tiene tiempo y que al final del texto no va a llegar nadie. Discrepo. Pero es que me pasó la vida discrepando.

Soy discrepadora olímpica.

Entonces estoy probando a hacer caso a cosas aleatoriamente, no vaya a ser que lleven razón y me esté perdiendo algo por terca.

Un abrazo del tipo que necesites para el día de hoy o un chau! 

Andrea & punto en boca.