Lumbra

Agrandando el cinturón

Empezamos año, pues sí pues sí. ¿Todo bien?

Tengo que hacer mi práctica de dibujo diaria, escribir las Morning pages, pasear con los perros y comer 5 piezas de fruta al día, y el saludo al sol lo dejo para 2025.

Para 2024 estoy apuntando muchas muchas cosas que me motivan, espero que vosotras también.

Tengo apuntado: cursos, piezas, formaciones. Recibiros en mi taller o en el de otros para enseñaros cosas varias y pasarlo bien haciendo y equivocando el camino. Así cuando lo hagamos de vuelta podremos pararnos a mirar una rama retorcida que no habíamos visto antes. 

Vamos a equivocarnos que mola más.

Voy a abrirle unos cuantos agujeros al cinturón creativo que, según lo llevaba, no me llegaba la sangre al cerebro.

Pensaba que la cajita en la que vivía mi vida de taller era la cajita que nos corresponde a cada uno y que en ella había que hacer lo que cupiera o cupiese… Aunque se me salieran los brazos y las piernas por las ventanas.

Y resulta que ni cajita ni nada, que mi espacio creativo es el que decida inventarme.

Esto es lo divertido, que tengo una tarea en la que me lo puedo inventar todo y no estaba haciendo uso de ese privilegio de tamaño sideral. 

Tengo una suerte tremenda y el deber y la obligación de aprovecharla.

Estaba pensando en esta reflexión que he hecho de agrandar el cinturón de mi espacio creativo. Y tiene gracia porque, además, el cinturón de mi espacio físico ha de irse reduciendo proporcionalmente, no quepo en mi mentalmente, así que tendré que crear otros espacio fuera de mi en los que residir.

Mi cuerpo no puede más, este año hago 44, calculo que estoy a la mitad de mi vida. 44 por delante para hacer de todo y la máquina debería de estar lo mejor posible para seguir cavando el huerto y aprendiendo a hacer cosas bellas con las manos, la mente y el alma tratando de alinearse.

Tengo planeado aprender algún día grafología y a bordar, cosas de estar sentao’. Vamos a ver si llego a esa etapa.

Calcula, si te atreves, en qué parte del camino piensas que te encuentras, no tengas miedo que lo mismo te da un buen empujón. 

Un abrazo. 

Si sus Majestades te han dejado un pieza que haya hecho yo, dime si estás contenta. 

Andrea & el cálculo de probabilidades